CREO QUE MI PERRO SUFRE DEPRESIÓN ¿QUÉ PUEDO HACER?

CREO QUE MI PERRO SUFRE DEPRESIÓN ¿QUÉ PUEDO HACER?

26 Septiembre 2018

Los perros al igual que las personas son seres sociales, muy emocionales, intuitivos y sensibles, lo que implica que necesitan de atención, cariño e interacción y juego constante tanto con sus dueños, de los que depende y a los que quiere incondicionalmente, como con otras mascotas caninas para sentirse feliz y querido. 

Sin embargo, una enfermedad, la soledad o aislamiento excesivo, un cambio importante en su rutina habitual, la llegada de un bebé o la pérdida repentina de un miembro familiar son situaciones que pueden generar una profunda tristeza en tu amigo peludo, generándole estrés ansiedad y altos estados depresivos que es necesario atajar cuanto antes. Pero ¿cómo saber si mi perro está pasando por una etapa depresiva y qué debo hacer para ponerle fin?

A continuación, el equipo del Hospital Veterinario Nacho Menes te mostrará a qué signos estar atento para identificar la tristeza en tu perro, que síntomas puede presentar y algunas recomendaciones a seguir para devolver el bienestar emocional y la felicidad a tu compañero canino.

Síntomas para detectar la tristeza en tu perro

Si cuando llegamos a casa nuestro perro no sale a recibirnos, observamos cambios en su conducta, notamos una apatía prolongada o que no le apetece jugar como antes, podemos dar por seguro que nuestro amigo canino no está pasando por un buen momento emocional.  Estos son sólo algunos síntomas que suele presentar nuestro perro cuando se siente triste o deprimido, sin embargo, hay más pistas que nos indican su falta de ánimo y rasgos comunes que nos deben de alertar.

Te mostramos los más significativos a tener en cuenta para poder identificar la causa del problema lo antes posible y poder darle solución.

  • Pérdida de apetito o trastornos alimenticios.
  • Duerme en exceso. Se siente somnoliento casi todo el día.
  • Pérdida de interés por sus rutinas diarias y su entorno. No le apetece jugar ni interactuar con las personas que le rodean.
  • Aúlla o gime a menudo sin motivo. Incluso a veces puede mostrarse ansioso y con un comportamiento agresivo.
  • Se mueve arrastrando las patas.
  • Pérdidas de orina e incontinencia fecal cuando duerme.
  • Conductas compulsivas. Morderse las patas o lamerse en exceso y de forma reiterada.
  • Se muestra poco afectivo.
  • Se esconde debajo de las mesas y siempre está huidizo.

 

Consejos básicos para acabar con la depresión de tu mascota


Para tratar adecuadamente la tristeza de tu perro y que no acabe convirtiéndose en un problema crónico es fundamental identificar muy bien la causa que lo provoca, las cuales, como ya hemos indicado anteriormente, pueden ser muy diversas, desde alteraciones hormonales, patologías importantes hasta una simple alteración en su rutina que le afecta mucho.

En el caso de no haber dado con el problema que provoca su depresión es muy importante acudir a su veterinario de confianza y que un médico especialista, no sólo nos dé un diagnóstico certero sobre la causa que ha motivado su tristeza sino también qué nos aconseje qué pasos debemos seguir para revertir la situación y que nuestro perro recupere su alegría habitual. ¡Aquí te presentamos algunas de las recomendaciones!

  • Ampliar sus rutinas de paseo. Con esto queremos decir que no nos limitemos únicamente a sacarles a la calle cuando deban aliviar sus necesidades, sino que les demos tiempo y espacio también para jugar, socializar con otros perros y para potenciar y estimular sus sentidos.
  • Educar y compartir espacio con su dueño. Al ser los perros, animales tan sociales como nosotros es muy importante dedicar un tiempo a interaccionar con ellos cada día mediante el juego, actividades divertidas y estimulantes, además de enseñarles a desarrollar rutinas de adiestramiento con el fin de educarles y que sepan cómo actuar ante diferentes situaciones. Para logar que fije buenos hábitos de comportamiento es muy importante incluir durante el proceso de aprendizaje premios, recompensas sin olvidar las muestras de afecto.
  • No dejarlos solos en casa mucho tiempo y darles cariño. Dejar a nuestra mascota al margen de nuestras actividades o atarles en la terraza cuando salimos de casa durante demasiado tiempo, hace que se sientan apartados de la familia y que acusen mucho más esa falta de cariño en sus dueños. No sentirse querido unido a su alta sensibilidad emocional aumenta, sin duda, la posibilidad de que nuestro perro sufra depresión.
  • Introducir cambios en los hábitos de vida de nuestro perro. El tratamiento de la depresión canina implica ciertas técnicas de modificación de conducta y mucha paciencia. El hecho de que los perros sean seres muy sensibles e intuitivos hace que sean más fáciles de tratar y que, por tanto, respondan muy bien a terapias conductuales.
  • Suministro de fármacos. Darles antidepresivos y ansiolíticos sería la última opción que habría que tomar y sólo en el caso de que las anteriores recomendaciones no hayan surtido efecto. Por supuesto siempre bajo prescripción médica.

 

Conclusión

La convivencia a lo largo de todos los años de historia entre perros y humanos nos ha unido mucho, ha logrado que a nivel emocional empaticemos más, hasta el punto de conseguir que nos duelan y suframos por las mismas cosas. Se puede decir que a pesar de diferir en nuestra morfología no somos tan diferentes, ya que vivimos y sentimos el dolor emocional de forma muy similar, haciendo que en ocasiones incluso rasgos tan humanos como la tristeza y la depresión también afecten a nuestras mascotas caninas.

Por tanto, para prevenir y evitar que nuestro perro sufra también este tipo de trastornos es muy importante y necesario enseñarles buenos hábitos de comportamiento, que se sientan queridos, atendidos, valorados, no dejarles demasiado tiempo solos, proporcionarles estímulos emocionales, una buena alimentación, dedicar unas horas al día a su socialización y a que jueguen tanto con nosotros como con otros animalesy de esta manera, poder garantizar a nuestra mascota una vida feliz y plena a nuestro lado.

Pero si esto no resultara suficiente, quizá estemos ante un problema más grave, así que no dudes en consultar con su veterinario rápidamente para descartar posibles enfermedades.

ARCHIVO


PUBLICACIONES CIENTÍFICAS DEL HOSPITAL VETERINARIO NACHO MENES

- Consenso en el diagnóstico de Cushing. ARGOS 2013

- Diagnóstico de gestación y evaluación de la maduración fetal en la perra. ARGOS 2012

- Hernias discales Hansen Tipo I en el gato a propósito de 2 casos clínicos. Col Vet de Asturias 2012

- Infección por Theileria annae en perros con clínica compatible de Galicia y Asturias. Resultados preliminares. Poster AMVAC 2013

- Inhibidores de la tirosin-kinasa en oncología veterinaria. Boletín del grupo de medicina interna de AVEPA 2010

- La inseminación artificial canina. Colegio Médico Veterinario de Chile

- La inseminación artificial. El mundo del perro

- Los problemas ortopédicos del hombro en el perro. Consulta veterinaria

- Polioencefalopatia espongiforme en una camada de Pastor Belga de Mailois. Clin.Vet. Peq. Anim AVEPA

- Polioencefalopatía espongiforme en una camada de Pastor Belga de Malinois. Poster AMVAC 2011

- Sarcomas felinos asociados a vacunación. Consulta veterinaria 2002

- Theileria annae syn. Babesia microti-like infection in dogs in NW Spain detected using direct and indirect diagnostic techniques clinical report of 75 cases. BIOMED CENTRAL

- Uso de cerenia en vómitos secundarios a la administración de quimioterapia en un gato. Consulta veterinaria 2012